Ir al contenido

¿Quieres ser más eficiente?

eficiencia-energetica-creara

En un interesante artículo de Bernard Marr leído en esta misma plataforma, nos habla de los hábitos de aquella gente que conocemos como eficiente. A continuación os detallo algunos de ellos.

  1. Controla tu la tecnología, y que ella no te controle a ti. ¿Es realmente necesario leer todos los mails que recibes a tiempo real? ¿Se debe intervenir de forma inmediata en tus redes sociales? No, no y no. Puedes ver tus correos dos veces al día, incluidos en tus horarios, de forma organizada y determinada. Los problemas que puedan surgir a través del mail pueden, o bien esperar, o los pueden solucionar los miembros de tu equipo o son insalvables en aquel momento, de manera que podrán esperar. Deja tu smartphone apartado de ti a una cierta distancia y mejorará tu rendimiento.
  2. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Mi abuela ya lo decía. Pero es cierto. En caso contrario vamos retrasando y alargando los temas de forma innecesaria.
  3. Usar lista hechas a mano de tareas pendientes. Ahora el tema se ha puesto de moda con un anglosajonismo de aquellos que todo el mundo comenta. Una to do list. Realmente va muy bien, para tener de forma visual lo que debes hacer y no fiarlo todo a la memoria.
  4. Tema – Decisión. Tema – Decisión. Tema – Decisión. No por posponer las cosas se solucionarán antes. Algún político deja pasar el tiempo confiando que los temas se arreglen solos. En el mundo de la empresa no sucede así. Hay que tomar decisiones a tiempo.
  5. Siempre es un buen momento para aprender. No lo sabemos todo, y mucho menos en estos tiempos que las cosas suceden rápidamente.
  6. Tomarse un respiro. Importante para tu cerebro y para tu cuerpo. Sin que sea repetitivo e incoherente. Descansar, contar un chiste, hablar con tu compañero…
  7. Cuanto más orden, más productividad. El desorden genera caos, y el caos es improductivo.
  8. Tener siempre a mano un papel y un lápiz. Nunca se sabe cuando se te puede ocurrir una idea genial.
  9. Comer bien y saludable, dormir lo que necesites y hacer ejercicio. Una palabra de perogrullo, pero no por ello menos cierta, y a menudo incumplida.

Son nueve puntos para mejorar tu eficiencia en el marco profesional. Posiblemente no son todas las que deberían, ni todas deben estar. Pero les aseguro que funciona.