Ir al contenido

No todo está perdido

20161128_090010

Suele ser un comentario demasiado habitual. Las grandes cadenas de retail y de restauración están eliminando al pequeño comercio. ¿Es cierto? Antes de responder con untaxativo sí o no, hay que matizar algunas cosas.

No se trata de una batalla entre unos y otros, donde haya un ganador. No se trata tampoco de que el que tiene mayores recursos invada a los más pequeños.

Yo creo que se trata de una reubicación, y de un reordenamiento del sistema comercial que tenemos actualmente. Han aparecido nuevos actores, a menudo grandes, pero también las costumbres de la sociedad han cambiado muchísimo. Ya no se consume ni se compra como antes.

En este narco, creo que hay cabida para todos. Ayer, por ejemplo, y antes de una visita que tenía, me fui a tomar un café con leche y un croissant (ver foto). Era un establecimiento de aquellos de toda la vida, y que ahora, lejos de amilanarse, se ha reconvertido en un panadería con una pequeña barra para tomar un café. Mi experiencia fue muy agradable. Trato personalizado, experiencia de los sentidos (estaba buenísimo, y perfectamente bien presentado), precio razonable, comodidad del lugar…. Posiblemente si hubiera ido al establecimiento que estaba al otro lado de la acera y que era de una cadena conocida de restauración, no hubiera sido lo mismo.

El grande contra el pequeño. David contra Goliat. No creo que sea una guerra. Es una adaptación a las nuevas necesidades del consumidor. Quien haga este proceso, triunfará. Los demás se quedarán por el camino.

Joaquim Fontboté