Ir al contenido

Valorando la realidad

lavanguardia_g_4320057-595-kjde-656x940lavanguardia-web

Tengo el inconfesable vicio desde ya hace muchos años, leer toda la prensa que cae en mis manos. Actividad que se ha complicado en estos últimos tiempos ya que existe una perversa relación inversa entre el tiempo disponible y la oferta de medios gracias a Internet.

Sin embargo intento capear el temporal. Además tengo la costumbre (creo que no soy el único) de empezar a leer la prensa en papel por la última página hasta sucesivamente llegar a la primera plana.

Tantos años leídos, me permiten tener una opinión más o menos empírica de la realidad de los medios de comunicación. Estos son a menudo, nuestros principales valedores de nuestros pensamientos. Parece ser que el hecho de que aparezca en la prensa determinada noticia te da derecho a opinar de ella de forma totalmente rigurosa, como si el periodista que hay detras de ella, fuera poco menos que Dios.

Sin embargo esto no debe ser así. Y si lo es, estamos totalmente equivocados. ¿Qué sería más importante para el bienestar de la sociedad humana, el conocer la obra del filósofo-sociólogo recientemente fallecido Zygmunt Bauman, o el hecho de que Cristiano Ronaldo ha recibido el premio The Best de manos de la FIFA? Cualquier persona con mínimo de criterio abogaría poor la obra del pensador contemporáneo… Pues para la mayoría de la prensa escrita, es más importante el premio al jugador portugués.

No nos dejemos que nos cambien la importancia de los hechos. Tengamos sentido crítico. Obviemos la nimiedad noticiera. Apostemos por la cultura y el intelecto. Tal y como expuso el filósofo fallecido no permitamos que “muchas ideas de la felicidad contemporánea acaban en una tienda”.