Estrategia Liderazgo Público

No suelo expresar mi ideología política en foros como éste, ya que considero que forma parte de mi identidad privada. Sin embargo, a pesadr de que seré muy cauto y muy respetuoso en mis comentarios, hoy sí que quiero hablar algo sobre temas relacionados con los medios políticos.

Es cierto que una pandemia como la que estamos viviendo (por cierto, aunque no lo parezca, todavía estamos en ello) ha sido algo realmente excepcional, y más en la actualidad donde la sociedad se creía que podíamos dominar cualquier circunstancia que nos alterara. Pero el virus ha podido con nuestra normalidad, y ha alterado, y de qué manera, a nuestra cotidianidad.

Nuestros dirigentes han actuado con más o menos acierto, pero de lo que estoy seguro, es que todos han querido salir bien reforzados, haciendo las cosas bien. Se han visto diferentes modelos para actuar contra la enfermedad, y la mayoría de ellos han sido útiles en algunas cosas y en otras no tanto. Sin embargo, la crítica la centraría en:

  • Excesiva improvisación. No olvidemos. Al principio de declararse la enfermedad, en nuestro país NO habían ni mascarillas, ni respiradores, y lo peor de todo, no contábamos con equipos de protección para los profesionales sanitarios y auxiliares.
  • Inseguridad normativa. Las primeras normas por parte de los gobernantes eran en ocasiones, contradictorias en sí mismas, y demasiado laxas en su interpretación.
  • Falta de transparencia informativa. Las primeras comparecencias de nuestro Jefe de Gobierno eran con ruedas de prensa «dirigidas» y casi anónimas.

Todo ello nos tiene que hacer reflexionar sobre la falta de liderazgo de los dirigentes políticos. DE TODOS los dirigentes políticos (en mayúscula). Antes, ahora y a lo peor mañana. Las discusiones, las separaciones y la ansia del corto plazo y las elecciones no han tardado en aflorar. Nuestra sociedad NO se lo merece después de haber sacrificado tanto en esta crisis.

Alguien decía el otro día, que la mejor manera de salir con más o menos destreza de esta crisis sería «darles el volante» a los cuatro mejores técnicos en España de ciencia, educación, sanidad y economía. Yo, personalmente, lo encuentro una idea genial.