Estrategia sanitaria

La crisis del Covid 19 ha supuesto un examen de stress para los profesionales de la salud pública sin precedentes. En concreto, en el marco español, ha supuesto, además del citado examen, una muestra sin matices de la máxima categoría y entrega profesional de nuestro profesional sanitario.

Sabíamos que nuestro servicio de salud era bueno, pero no suficientemente valorado. Pero ahora, los hechos lo confirman. A pesar de los recortes existentes en los presupuestos sanitarios en aras de una política social más equilibrada (nunca lo entenderé), y de los sacrificios no deseados de recortes de nómina, ahora todos estamos de acuerdo que se lo merecen todo. Pero más allá de mejorar estas reivindicaciones, que son totalmente justas, empecemos a situar nuestros servicios sanitarios a nivel merecido, porque han demostrado al fin y al cabo, que es un pilar, o mejor dicho EL pilar fundamental de nuestra sociedad. El Covid 19 no ha desaparecido, y todos los expertos hablan de la posibilidad de rebrotes. Ahora es el momento de establecer una estrategia que no nos coja desprevenidos, sin mascarillas ni trajes de protección para el personal, y sin respiradores y otras máquinas para los enfermos.