Las decisiones deben tomarse ya

Parece que la crisis sanitaria va remitiendo gracias a la excelente profesionalidad de todo nuestro sector sanitario, y también que la gran mayoría de nuestra sociedad, se ha tomado muy en serio lo del confinamiento casero.

Mucho se ha hablado de que esta situación que hemos vivido desde mediados de marzo, nos debería servir para afrontar el futuro a corto, medio y largo plazo de forma diferente a lo que hemos hecho hasta ahora. Muchas buenas intenciones. Muchas ganas de cambiar. Y esto es bueno.

Pero lo excelente sería que el espíritu que nos ha movido hasta ahora, lo mantengamos, y que deseemos una sociedad más limpia, menos competitiva, más igualitaria, y con más atención a nuestro alrededor inmediato. Ahora nos toca convertir los buenos propósitos en realidades palpables. Hemos tenido mucho tiempo para pensar. Ahora toca actuar. En breve tiempo, y si no se tuerce la previsión, sabemos que ahora nos vienen unos meses buenos para muchos. Y hemos de ser conscientes de dos cosas que no debemos olvidar. La primera es que la crisis ha sido durísima y que sus efectos tardará muchos tiempo en olvidar. Mucha gente ha quedado en el camino, y desde otro punto de vista, muchos negocios han quedado tocados de muerte. Y la segunda cosa que no debemos olvidar es que es más que probable que habrá un rebrote de la enfermedad, y ahí es donde nos jugaremos nuestro futuro en serio. Si estamos bien preparados, lo superaremos. Si nos hemos olvidado…