Ir al contenido

Internet de las Cosas

iot

Internet of Things, IoT o Internet de las Cosas.

Uno de los retos más interesantes en todo el proceso de la Revolución 4.0 de la industria es sin duda, el Internet de las cosas, entendiendo como tal, la interconectabilidad entre personas y no personas (cosas). Ya no se trata de conectar máquinas y personas, sino otras herramientas susceptibles de ser conectadas. La ropa, electrodomésticos, la domótica, el automóvil y todo el resto de instrumentos que se usan de forma cotidiana conectados entre sí. Hay detractores de ello obviamente. Se critica la tendencia a una excesiva dependencia de la tecnología y que se va a una sociedad donde a menudo las máquinas piensan para nosotros. Es evidente que el debate está servido, porque como se parte de lo que escribíamos hace unos días son tecnologías disruptivas y que van a romper moldes.
Por otra parte, debe tenerse en cuenta otro ámbito que es igual o más importante la irrupción de IoT que es en el ámbito industrial. Lo que para cualquier ingeniero de mediados del siglo XX sería un sueño, la interconectabilidad de las máquinas, hoy es ya una realidad. Control remoto, innovación acumulativa, economía colaborativa, son términos y expresiones que cobran todo su esplendor dentro de un ecosistema interconectado. Es una tendencia imparable, entre otras razones debido que la optimización de recursos, la eficiencia en los procesos y la reducción de costes es una realidad y un hecho.